El fracaso de la Constitución Europea

eu-flag.gif 

Al fin, lo que se preveía se produjo: la flamante Constitución Europea se guardará en un cajón. Probablemente para siempre. Resultaba realmente difícil poner de acuerdo a tantos países, en un momento no muy propicio para acuerdos unánimes: a la polémica ampliación de la Unión, sobre la que ya había bastantes discrepancias, se une una pérdida de identidad creciente de un viejo continente que parece resignado a su ancianidad conformista.

Sí. Realmente era difícil llegar a un acuerdo entre políticos europeos con diferentes intereses, pero el más difícil todavía llegó en el momento en que se pretendió someter el texto de la Constitución a referéndum en todos los países, sabiendo que las posturas de los diputados de la Eurocámara se magnifican exponencialmente si las referimos a la población autóctona de las naciones a las que representan. Tal vez los gobernantes franceses pudieran transigir con el texto constitucional, pero no el pueblo francés, si se le da la oportunidad de opinar. Otro tanto ocurre con Gran Bretaña, un país que jamás ha creido más que en sí mismo. ¿Se imaginan a ese comerciante que se niega a abandonar las onzas, las libras y los galones votando una Constitución para el “Continente”?

Pero es que, además, la Constitución era razonablemente impropia de ser sometida a referéndum por ningún país. Excesivamente técnica, su contenido era muy largo y farragoso, con artículos interminables de innumerables párrafos y apartados, que casi todo el mundo votó a ciegas. Sólo así se explica que en España, uno de los países que antes apostó por refrendar el texto constitucional por vía de la consulta popular, saliera un ampliamente mayoritario -a pesar de la enorme abstención- para un texto que aprueba sin paliativos en su artículo I-41 la posibilidad de la guerra preventiva o la política armamentística de la Agencia Europea de Defensa; cuestiones tan criticadas por los mismos foros pacifistas que reclamaban, a renglón seguido y de forma entusiasta, el a la Constitución.

La Constitución Europea, en definitiva, se empecinó en omitir en su Preámbulo cualquier referencia las raíces cristianas de Europa. No hay duda. Lo que mal empieza mal acaba.

Habrá que esperar ahora al próximo hito: ese 13 de diciembre en que se aprobará el Tratado de Lisboa, para luego ser ratificado por los Estados Miembros. ¿Servirá para empezar a creer en una Europa que recupere su identidad?

About these ads

5 comentarios

  1. …¿Se imaginan a ese comerciante que se niega a abandonar las onzas, las libras y los galones votando una Constitución para el “Continente”?…
    Eso lo dice todo.
    Me gustaría conocer un poco más la relación que aqui se menciona y ya he leido otras veces entre el fracaso del referendum y el no reconocimiento cristiano de Europa.
    1 saludo

  2. En ningún caso se deben simplificar conclusiones, y menos para cuestiones tan complejas, pero es cierto que el proyecto de Constitución Europea tenía una línea ideológica muy marcada por sus redactores, que no atendieron a muchas razones que se les expusieron antes de someter el texto a referéndum. Entre estas cuestiones, una de las que más polémica creó fue la de la obstinación en no reconocer nuestra propia historia e idiosincrasia europea, que pasa por el aporte trascendental de la filosofía griega, el derecho romano y la religión cristiana. No reconocer esto es no reconocerse como europeos y, por tanto, no creer en Europa como comunidad de pueblos con un pasado común. De ahí al fracaso en algo mucho más superficial, como es un texto legal, hay sólo un paso, y ese paso se ha dado.
    Gracias, Xear, por tu aportación

  3. [...] anunciado por los euroescépticos, los resultados negativos de los referéndum francés y holandés darían al traste con aquel Tratado que nunca entraría en vigor, dejando tras de sí una Unión seriamente tocada [...]

  4. [...] por los euroescépticos, los resultados negativos de los referéndum francés y holandés darían al traste con aquel Tratado que nunca entraría en vigor, dejando tras de sí una Unión seriamente tocada [...]

  5. I’m here to see some good comments! Hmmm, this site won’t insert properly upon my Ipad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: