Estrenamos arcabuz

Pues sí. Un reluciente arcabuz del tiempo de nuestros Tercios Viejos. Apoyado en el suelo con ceremonial parsimonia, nos disponemos a hacerlo funcionar. Tenemos los fundamentos: la bala y el taco; y tenemos las ideas, esa pólvora gruesa que, desde el fondo del cañón, impulsará el conjunto. Pero nos queda aún lo más importante: nuestras creencias y convicciones; esas a las que jamás renunciaremos. Esa pólvora fina que, depositada sobre la cazoleta, pondrá en marcha todo el mecanismo con un vivo fogonazo, al contacto con la mecha. Con la pluma, en nuestro caso.

arkabuza1.jpg

Aunque este arma es certera y demoledora en las distancias cortas, nadie va a resultar herido. Y, si por torpeza de quien lo maneja esto llegara a producirse, siquiera de forma accidental, pido ya, desde ahora, sinceras disculpas. Desde aquí sólo se van a comunicar ideas, que son tan sólo las de quien esto escribe o compartidas por él. Desde aquí y este momento se respetan y aprecian otras ideas u opiniones discordantes o aun contrarias. Siempre desde el respeto, que es lo que nos debe unir.

Depositado queda, como pólvora fina, en una cazoleta aún reluciente, pero que espero vaya tomando los tonos opacos de la veteranía. Como las de aquellos arcabuces que un día resonaron atronadores y contribuyeron a forjar el mayor imperio que jamás verán los siglos.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: