Borracho y punto

xeno370x270.jpg 

“Se me fue la olla, pero mucho”. “No sé lo que pasó; iba muy borracho y punto”. Con estas frases pretendió Sergi Xavier M. M., de 21 años de edad, dar por zanjada la cuestión de la brutal agresión propinada a una niña ecuatoriana en el metro de Barcelona. Vivimos en un momento en que para todo parecemos tener una excusa, en un afán por eludir a toda costa cualquier tipo de responsabilidad. Hoy no se asumen compromisos, sobre todo si deben ser duraderos y reclaman, al menos de vez en cuando, alguna renuncia. ¿Acaso es otro el problema que está llevando a tantas separaciones, divorcios y rupturas y conflictos de todo tipo en nuestra sociedad?

Por eso, casi nadie estuvo a la altura, en un principio, en ese desgraciado incidente. Para empezar, la primera reacción, la de los restantes viajeros del vagón, fue vergonzosamente inexistente.

“…Iba muy borracho y punto”. Pues no hay punto. Fuera borracho o no, aquel individuo se comportó de forma cobarde y merece, no sólo el reproche penal, sino un gesto de desprecio de una sociedad que parece estar siempre necesitada de estos sucesos para que la ayuden a salir de su letargo.

Sergi -no te llamaré Sergio, no sea que me salgas, tú también, con aquello de “Schwarzenegger”-: eres un miserable. Y punto.

Anuncios

4 comentarios

  1. Llevas razón, lo que invita a pensar.
    En primer lugar que es este el fruto de cierto tipo de educación, ¿para la ciudadanía? , donde no existen obligaciones y solo derechos, o peor libertinaje. Donde el relativismo imperante se adueña y desplaza a principios y valores morales.
    Este sujeto, que no es delincuente primario, sabe cual va a ser el resultado de su acción, sabe que le va a salir gratis.

    Solo una precisión, a nadie le es exigible una actuación heroica, y digo bien, porque visto el comportamiento del sujeto sin provocación alguna, que no hubiera sido si alguien le llama la atención o se entromete. Hoy en la prensa hay ejemplos. Con muertos.

    Los juzgados están llenos de asuntos de homicidios cometidos por tipos como estos. Solo hay que cambiar la pierna por una navaja y la cabeza por el corazón.
    Lo demás, la mente criminal, es igual.

  2. QUE FACIL ES HACER MADERA DEL ARBOL CAIDO´…

  3. Bueno, yo creo que en estos casos no queda otra que remangarse, sostener la pica y esperar que pinten bastos, es peor hacer el Don Tancredo, nunca te llegas a perdonar a ti mismo.

  4. Seria bueno que los compatriotas de la pobre chica visiten al tal Sergi Xavier Martín Martínez, paraver si es tan hombrecito como pretende. Por desgracia no es la primera vez que hace eso y es mas ese tipo de hachos pasan en españa todos los dias. Debe ser castigado ese hecho no debe quedar impune si no es por la ley Española lo debe hacerlo un ecuatoriano para ver cuan valiente es ese sujeto frente a otro hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: