La New Age o la gnosis postmoderna

Son bastantes las personas que, generalmente desde su ignorancia, se ven atraídas por la imagen de moda de algunos actores de Hollywood y envueltas por esa música relajante, que al final suena siempre igual. Es el New Age, o el viaje a ninguna parte.

g_fichero_14145_20080121.jpg
Uno de los rasgos que caracteriza a nuestro mundo es el renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada New Age. Al margen de las afinidades entre algunos ingredientes del gnosticismo en cuanto sistema ideológico y la New Age, ésta puede ser catalogada como una forma de gnosis.
Esta nueva forma de gnosis se adentra en las profundidades del yo mismo, trata de explorar las fuerzas ocultas de la mente, de la conciencia, también en sus estratos inconscientes. La idea prototípica de la gnosis es que el ser humano se salva a sí mismo a través del conocimiento.
Según la New Age, el hombre debe aspirar a la expansión de la conciencia, es decir, a su desarrollo máximo hasta llegar al estrato freático de la energía crística. Cuando se llega a este nivel, se extingue la luz de los sentidos y de la razón.
El yo consciente queda, entonces, inundado por corrientes luminosas nuevas que lo llenan de gozo y de paz. Entonces aparecen los estados alterados de la conciencia y sus fenómenos derivados: la iluminación, los éntasis, los éxtasis, los viajes astrales, la clarividencia, la clariaudiencia, las locuciones o voces interiores y las mil y una formas de adivinación.
La New Age es radicalmente egocéntrica, o mejor, psicocéntrica. Pues el objeto de esta nueva forma de gnosis no es Dios, sino el hombre, pero no el hombre íntegro en su unidad psicosomática, sino su espíritu, su conciencia. Se niega la alteridad, la vinculación a otro ser, la religación con el Fundamento último de la realidad. De ahí la peculiaridad de la gnosis en cuanto iluminación o revelación.
La iluminación de la New Age, como la gnóstica, no consiste en un mensaje recibido de Dios distinto del hombre. Se trata de una autorevelación o iluminación interior, o sea, de un mensaje emitido en y desde el inconsciente, que se manifiesta sobre todo en los estados alterados de conciencia.
Los acólitos de la Nueva Era, como los gnósticos del siglo II, sienten una especie de horror a la doctrina dogmática proclamada desde fuera, desprecian la autoridad de la Iglesia católica en cuanto intérprete de la Revelación, aunque acepten las revelaciones individuales esotéricas.
El absoluto psicocentrismo de la New Age explica, asimismo, que su gnosis, como la gnóstica, sea también salvífica. El hombre se salva a sí mismo por sus propias fuerzas y esfuerzos.
Para tal salvación cuentan mucho los grados extraordinarios de expansión de la conciencia y de los llamativos fenómenos místicos, pero tienen también su importancia las actividades de la vida ordinaria bien hechas, la meditación o concentración psicológica, el optimismo voluntarista, el recurso a la medicina y dietética alternativas.
Así se llega, ya en esta vida, al estado de gozo, paz, armonía con uno mismo, con los demás, con el entorno ecológico y con el universo. Pero cada uno se salva por obra de la mente, no por la fe, ni por la gracia de Dios.
En definitiva, la New Age es una espiritualidad narcisista, cae en el autismo o ensimismamiento psico-misticoide, encerrado en sí mismo y al margen de la llamada cuestión social y de la preocupación por los demás, especialmente de los más necesitados. Tal situación es fruto del psicocentrismo y del fatalismo astrológico de la New Age, así como de su creencia en la reencarnación o renacimiento y en los ciclos cósmicos.
Desde la perspectiva de la New Age, las religiones institucionalizadas quedan reducidas a exteriorizaciones, más o menos fosilizadas y degeneradas, de ese núcleo común. Las diferencias existentes entre las diversas religiones serían producto del relativismo o de las circunstancias socioculturales, que son distintas en los diferentes pueblos, culturas y épocas históricas.
Este nuevo desafío no es algo radicalmente nuevo en la historia. Se trata de una nueva reformulación. Frente a la gnosis postmoderna, se debe reiterar una y otra vez que lo que salva es el amor y no el conocimiento, que quién salva es Dios y no el ser humano.
FUENTE: Francesc Torralba Roselló. ForumLibertas
Anuncios

4 comentarios

  1. Saludos, caballero. Te dejo una cordial invitación para visitar mi blog Diá-logos. Espero que sea de tu agrado.

    http://chesterthomas.wordpress.com

  2. Mucho se habla de la New age, de la Gnosis pero poco se conoce lo que realmente significa ser Gnóstico. Es cierto que la mayoria de los seres humanos, en especial los gnósticos creen que solo el Conocimiento puede salvar. Pero un conocimiento sin praxis no es nada mas que teoria, simple teoria. El Conocimiento es amor, pero no un amor narcicista ya que el objetivo del gnóstico es velar por la humanidad y descubrir en cada persona lo más bello y hermoso que es aprender a conocerse a si mismo. El maestro Jesus dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida nadie viene al padre sino por mi”, a esto podriamos decir que la verdad más a fondo, del simbolismo esotérico de Jesucristo, es que la verdad y la salvación se haya en el Cristos. Una persona puede volverse cristificada cuando erradica de si misma, todo orgullo soberbia, ira lujuria, envidia y codicia, pereza y gula. El verdadero cristianismo, es la praxis mismas, es la práctica en consecuencia, es el camino de auto salvación pero esta salvación debe ser acompañada de ayudar a los demás a alcanzar este estado. Una sonrisa, un gesto de amor y generosidad es necesario en los tiempos actuales. Jesus nos llama hacia el camino del PARANISHPANA que significa Ser perfecto, ser perfecto es reconocer que somos imperfectos, que no somos nada delante del Padre; el Padre lo es todo, la Madre lo es todo (Representada en el catolicismo como Virgen sagrada Maria Madre de Dios, Teotokos). El amor es algo que debemos alcanzar, para ello debemos aprender a perdonar y como dijo Jesus “Sed perfectos como vuestro Padre lo es”; y que significa ser perfecto; significa ser e imitar a Cristo, en la bondad, la misericordia, el amor hacia Dios por sobre todas las cosas como dice el primer mandamiento “Amaras a Dios por sobre todas las cosas (como a ti mismo)” palabras interesantes ya que el amor tambien debe ir acompañado hacia nosotros mismos. No confundir el amor egocentrico, con el amor incondicional hacia nuestro Ser Interior. Nada somos, y al polvo regresaremos y solo un camino para salvarnos “Dios”.

  3. Saludos, creo firmemente que Dios Padre envíó a su Hijo Único para salvarnos, que Él es el camino y su Evangelio es nuetra norma de vida. Debemos tener nuestra conciencia clara de ser cristianos católicos firmes en nuetra fe e hijos de Dios y de nuestra Madre La Iglesia. La Santísima virgen María, madre de Dios y madre nuestra no es una diosa, no la adoramos, no la vemos como a una diosa, debemos ordenar nuestros afectos y saber que el primero en amar es Dios y seguir sus mandamientos. Debemos tener cuidado con lo que leemos, puesto que la Nueva era esta infiltrada en todos los aspectos humanos y no debemos tergiversar ni mezclar mucho menos confundir la Revelación Bíblica, con lo que los seguidores de esta psedo religion dicen y quieren confundirnos.

  4. el new age es interesante pero de lejos hay personas que se meten mucho y salen perdiendo: dinero, familia, su propia libertad etc

    2012 ¿fin del mundo, fin de una era o buen negocio?

    http://raverkid.wordpress.com/2010/08/22/2012-%C2%BFel-fin-del-mundo-fin-de-una-era-o-un-buen-negocio/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: