Magdi Cristiano Allam: “Testimonio Vivo de la Fe”

Ejemplos como el de Magdi Cristiano Allam nos golpean internamente y acicatean nuestro espíritu con la fuerza de la valentía, con la violencia de la verdad.

Quienes tuvimos oportunidad de participar en la videoconferencia realizada en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad San Pablo CEU, fuimos testigos de un convincente relato de vida, cuyos fundamentos doctrinales irrevocables, destierran todo posible argumento que persiga la defensa del islamismo apelando a una malentendida “tolerancia cultural”. Y es que Magdi Cristiano Allam es uno de esos valientes hombres que piensan lo que dicen, dicen lo que piensan y actúan coherentemente con lo que piensan y dicen. En 20 minutos logró transmitir, con la fuerza de la verdad, la realidad ideológica del islamismo radical que padecemos en nuestros días. Rescatamos algunas ideas de aquel mensaje que no pueden pasar desapercibidas por quienes profesamos la Fe en el Dios Vivo, el Único, el del Amor.

La humildad de un gran hombre

Son los pequeños gestos los que definen la nobleza de los hombres y el ofrecimiento que Cristiano hace de las disculpas por la demora y por la imposibilidad de estar personalmente presente en Madrid comienzan a definir la humildad escondida detrás de esta gran persona. Claro, hasta aquí no se ha mencionado que estamos hablando del subdirector del periódico más vendido en Italia: el Corriere della Sera.

Comienza señalando que se debe tratar dos problemas cuando se habla de la realidad de los musulmanes en Europa. En primer lugar, la amenaza del terrorismo y el extremismo islámico. En segundo lugar, pero no menos peligrosa, se encuentra “la postura ideológica de todos los que, compartiendo el antiamericanismo y la hostilidad con prejuicios hacia Israel, del odio hacia la civilización occidental que tiene en su raíz religiosa y cultural judeo-cristiana su punto de referencia más seguro, acaban por favorecer y consolidar el extremismo islámico” Para Allam, en la base de esta situación confusa en la que nos encontramos hoy, se erige una ignorancia de la realidad del Islam.

Tenemos que entender que la mezquita no es sólo un lugar religioso como los son las iglesias cristianas, sino que además son lugares donde se gestiona el poder. Poder que es religioso, pero también político, financiero, cultural y social. Otro error de nuestra cultura occidental moderna ha sido atribuirle al imán musulmán una autoridad religiosa comparable al sacerdote católico, autoridad que en el Islam de hecho no tiene. Este tipo de equívocos son los que han acabado por transformar Europa en “una fortaleza del extremismo islámico”

Consecuencias de ceder ante el fanatismo islámico

Dentro de este razonamiento argumentativo Magdi continúa esclareciendo la realidad político-social europea y la influencia islámica creciente en occidente. Así, consecuencia lógica de lo que veníamos tratando anteriormente, podemos entender el atentado del 7 de julio de 2005 en Londres. Este hecho es el fruto de una serie de traiciones a nuestros propios valores y a nuestra identidad colectiva, permitiendo que la sociedad se disgregue desde dentro. “Los extremismos islámicos no tendrían el poder que tienen hoy sin la complicidad de nuestra ignorancia, miedo y corrupción ideológica que hay en occidente. Europa occidental necesita recuperar sus valores y reconciliarse consigo misma; y todo esto hace necesario un resurgimiento de la raíz religiosa, de la Cristiandad que es la base de la historia y de la cultura de Europa.

Continúa Cristiano explicando que quienes han querido adherir al máximo a los principios del Islam como religión, han querido respetar totalmente lo que está en el Corán, han confirmado que el Islam como religión no es compatible con los derechos fundamentales de la persona. Dice Allam: “yo me he convencido a lo largo de mi experiencia de que el Islam como religión es intrínsecamente violento, pero con los musulmanes como personas hay que dialogar. Ese diálogo debe ser sincero y constructivo, compartiendo las reglas que representan la base de la humanidad. Estas reglas incluyen la fe en la sacralidad de la vida, desde su concepción hasta su muerte natural, el respeto de la dignidad de la persona como fundamento y base de la convivencia civil y el respeto de la libertad de elección de cada individuo a partir de la libertad religiosa”

Dejaré las últimas palabras que tratan de la conversión de Magdi Cristiano Allam para que vean por ustedes mismos este testimonio extraordinario. Sólo quisiera agregar que una cultura sólo puede destruirse desde adentro, y esta ha sido la estrategia de las ideologías para combatir la religión católica. Este signo nos anima a fortalecer el compromiso con las raíces que le dan sentido a nuestra existencia. Esas tradiciones y valores recibidos por antepasados que nos configuran cultural, social y religiosamente de una manera especial, única, distinta. La visión cristiana es la que mejor explica la realidad del hombre, y así ha sido desde hace 2000 años. Sin embargo, en al actualidad, nos avergonzamos de esa tradición religiosa para no ser tachados de fanáticos, intolerantes. Esta actitud es la que permite que otro tipo de visiones del hombre ganen espacio y se introduzcan en nuestra civilización para borrarnos la historia, la cultura, la tradición y la religión.

Unas palabras sobre la autocensura

Es oportuno reflexionar acerca del concepto de autocensura. En el diccionario de la Real Academia Española definen esta palabra muy sencillamente: “censura que se impone uno mismo” Si ampliamos un poco este término debemos aclarar que es la consecuencia de una actitud psicológica. Una persona se autocensura cuando tiene miedo de decir lo que piensa o cuando cree que es algo que las demás personas no aceptarán. Eso nos pasa muchas veces a los católicos en los diferentes ambientes donde se desarrolla nuestra vida profesional, estudiantil, social. Es la forma más potente de matar un mensaje, porque lo ataca en su raíz, mejor dicho en su semilla cuando aún no ha brotado, no ha sido expresado. Es el aborto de las ideas y termina convirtiéndose en la supresión del pensamiento. A los católicos nos falta creer en el mensaje que se nos ha trasmitido en el Evangelio y en la Tradición. La razón de esta falta de fe en el mensaje, en la buena noticia, seguramente tiene una base intelectual que es la carencia de la formación o la formación errática. Pero muchas veces encontramos personas con formación, que no viven el mensaje que predican. Esto es lo más peligroso, Cristo lo identificaba en los fariseos de su tiempo. Esa incoherencia entre el decir y el actuar que hace que el mensaje no se contagie. Nuestra forma de vivir debe ser nuestro principal mensaje, y si es necesario el testimonio verbal, no debemos dudar en expresar, debatir, refutar, contraponer con quien sea. Porque muchas veces las guerras se pierden antes de librar las batallas.

Nosotros no podemos decidir si mantener o no esta tradición, porque la hemos recibido, no la hemos hecho. No nos corresponde juzgar si este es el momento en que la religión católica debe retirarse y dejar lugar a otras concepciones distintas; y esto esencialmente porque nuestra tradición es una herencia, no es completamente nuestra, no podemos disponer de ella para hacerla desaparecer. Ni siquiera podemos evitar ser tratados como fanáticos.

Ejemplos como el de Magdi Cristiano Allam nos golpean internamente y acicatean nuestro espíritu con la fuerza de la valentía, con la violencia de la verdad. ¿Quiénes somos nosotros para hacer oídos sordos a esta interpelación? ¿Qué otros testimonios necesitamos para creer en nuestra Fe? ¿Y a todo esto, como está nuestra íntima relación con Jesucristo, Camino, Verdad y Vida? Estas son las verdaderas preguntas que se debe plantear el cristiano para no ceder ante los ataques de las ideologías radicales, violentas, que no respetan la dignidad humana.

FUENTE: Jerónimo del Rey en Foro Arbil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: