Los irlandeses dan la espalda al Tratado de Lisboa en el referéndum y bloquean el futuro de la UE

El Gobierno de Irlanda reconoce la victoria del ‘no’ y la achaca a campañas para infundir miedo y confusión por asuntos “que no están en el tratado”.

Ahora estamos en territorio desconocido”, admitió el ministro de Justicia e Interior irlandés, Dermot Ahern, en referencia a las consecuencias que tendrá para su país y para la Unión Europea el rechazo de los irlandeses al Tratado de Lisboa en el referéndum celebrado este jueves, 12 de junio.

Ahern reconoció de esta manera en la Radiotelevisión Irlandesa (RTE) que, tras la consulta, la reforma de la UE queda bloqueada.

El titular de Justicia afirmó que el Gobierno está “decepcionado” por la decisión tomada por la mayoría del electorado, pero recalcó que se “respetará” su deseo, expresado democráticamente.

 

El ‘no’ se impuso con claridad

Las proyecciones sobre el resultado final del referéndum, cuyo recuento de votos comenzó en la mañana de este viernes, apuntan a un triunfo contundente del ‘no’. Al concluir ya el recuento en doce de las 43 circunscripciones de la República, el ‘no’ obtuvo un 54,6% de los sufragios, frente al 45,4% de los votos afirmativos, según RTE.

En casi todas las circunscripciones de la capital, como Dublín Sur-Oeste, Norte-Oeste, Central y Norte-Este, el ‘no’ obtuvo un 60% de los sufragios, frente al 40% del ‘sí’. En la circunscripción de Dublín Sur-Este los avances de los detractores del tratado son incluso mayores, un 70% frente a un 40%.

La misma tendencia se apreció en otras partes del país, como el distrito electoral de Limerick-Oeste, donde el ‘no’ obtuvo, de momento, un 59% de los sufragios y el ‘sí’ un 41%.

Las cifras son similares en el resto de las 43 circunscripciones de Irlanda y sólo en unas pocas los dos bandos registraron porcentajes igualados, según la RTE.

El ‘no’ ganó también en Tipperary-Sur (50,3-49,7), Galway-Oeste (56-43), Sligo-Leitrim (66-34), Roscommon-Sur Leitrim (55-45), Donegal Sur-Oeste (55-45), Donegal Norte-Este (63-37), Louth (57-43) y Meath Oeste y Este (60-40 en ambas).

Por contra, las dos circunscripciones del condado de Kildare, al suroeste de Dublín, registraron victorias del ‘sí’ por un estrecho margen.

En la primera consulta celebrada en Irlanda sobre el tratado de Niza en 2001 apenas un 34,7% de los ciudadanos ejerció su derecho al voto y acabó rechazando el texto, mientras que un año después la participación subió hasta del 48,45% e Irlanda adoptó aquel documento.

Miedo y confusión

El ministro Ahern negó que la campaña del Ejecutivo haya carecido de “fuerza y compromiso”, al tiempo que reconoció que la ciudadanía acudió a las urnas con demasiadas dudas sobre el contenido de las casi 500 páginas del complejo documento comunitario.

También criticó la campaña del ‘no’ por infundir miedo y confusión entre el electorado con cuestiones que “no están en el tratado”, como el asunto de la neutralidad irlandesa o la pérdida de poder del Gobierno de Dublín en una UE ampliada a 27 miembros.

A juicio del ministro de Economía, Brian Lenihan, el texto ha sido derrotado por las estrategias de la “extrema derecha y la extrema izquierda, tal y como ha pasado tantas veces en la historia de Europa”.

La europarlamentaria del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, afirmó que la victoria del ‘no’ indica que “el Gobierno no es serio respecto a la neutralidad del Estado” y opinó que la ciudadanía ha dado la espalda al texto “porque siente que el país podía perder influencia y poder”.

El Sinn Fein, único partido con representación parlamentaria opuesto al Tratado, y el resto de detractores -asociaciones pacifistas, izquierdistas y conservadores- piden ahora al Ejecutivo que regrese a Bruselas para que vuelva a negociar un texto más favorable.

Para el multimillonario irlandés Declan Ganley, director del grupo Libertas, el rechazo al tratado de Lisboa también es una “gran noticia para la democracia irlandesa”.

“Europa tiene que escuchar la voz del pueblo”, dijo el magnate, quien recordó que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, tiene ahora “un mandato claro” para volver a Bruselas a renegociar el texto comunitario.

Ganley ha sido una de las cabezas visibles de la campaña por el “no” desde la plataforma de ‘Libertas’, grupo fundado por él mismo en 2004 para protestar contra el proyecto de Constitución de la UE.

 

FUENTE: ForumLibertas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: