No es la economía, es la moral

Este es un país donde bastantes personas al oír la palabra moral echan mano a la pistolera, porque creen que se está remitiendo a una cuestión relacionada con las relaciones sexuales. La referencia a la moral resulta extraña, pero no por ello menos necesaria, porque se refiere a la capacidad para discernir el bien y la justicia.

De ahí que la actual crisis financiera internacional y, en buena medida, aspectos específicos de la crisis española, como en el caso del negocio inmobiliario, lo que muestran no es el declive del capitalismo, del mercado, o de la economía financiera, sino algo mucho más grave que está en el sustrato de todo ello: el de la crisis de la moral y de sus fuentes. También el del ejercicio de las virtudes que permiten a las personas alcanzar aquel bien y aquella justicia necesaria.

A veces nos olvidamos de que uno de los problemas centrales que devoró al nuevo hombre comunista, fue la corrupción. Los regímenes totalitarios de economía centralizada, donde el mercado es residual o inexistente, son propicios a la desaparición de todo criterio moral.

El propio Lenin contribuyó con una idea falsa al enfoque de la cuestión. Afirmaba “la confianza es buena, el control es mejor” Craso error. Solo con control una sociedad no puede funcionar. Solo con confianza, sí. A mayores dosis de ésta, más capital social y de rebote más y mejor capital humano.

El capitalismo no puede funcionar sin unas exigencias morales altas. Si se confunde simplemente con el “coge el dinero y corre”, que es lo que sucedió con la economía post soviética, el resultado salta a la vista: corrupción y autoritarismo, que junto con los grandes negocios se realimentan mutuamente.

Todo esto guarda relación con el hecho de que los obispos americanos han formulado una serie de criterios en relación a la actual crisis, que son perfectamente válidos para nuestro país.

Primero. El objeto fundamental de las decisiones económicas ha de ser salvaguardar la vida y la dignidad humana. La búsqueda de escandalosos beneficios económicos no es aceptable, especialmente si para ello se vulneran valores humanos y morales.

Segundo. Existe la exigencia de responsabilidad y la necesidad de rendir cuentas de quienes han contribuido directamente a la crisis. Quien lo haya hecho no puede ser recompensado o escapar sin dar cuenta del daño causado.

Tercero. El mercado tiene ventajas evidentes pero también tiene desventajas que hay que asumir. Existen necesidades humanas que no encuentran sitio en el mercado, pero ello no justifica que queden insatisfechas. Son necesarios instrumentos de control y corrección de las instituciones económicas, de la industria y las finanzas, y una protección pública más efectiva y extensa.

Cuarto. El criterio de solidaridad es necesario y su consecuencia en este caso significa situar en un primer plano, como siempre debería ser, el bien común. Que no es un abstracto general, sino aquellas condiciones objetivas y concretas que permiten el mayor bien personal de los miembros de una sociedad.

Se trata de que Juan, María, Pablo o Inés, puedan alcanzar su mejor desarrollo personal a través de su esfuerzo sin que las condiciones sociales se lo limiten o les discriminen. No se trata de regalar nada a nadie, y sí de crear el marco que permita el mejor desarrollo humano.

Quinto. El principio de subsidiariedad, que significa la responsabilidad no solo en sentido descendente, el que aquello que pueda hacer la entidad menor no lo haga la mayor, sino también en sentido ascendente, que las grandes entidades, incluidas el gobierno, asuman lo que las instituciones menores, las privadas, no han podido llevar a cabo.

La Doctrina Social de la Iglesia, que cuenta con un excelente Compendio, debería ser un instrumento de uso habitual entre los católicos para formar criterio y emitir juicio. Seguro que de hacerlo nuestro país mejoraría de una manera notabilísima.

FUENTE: ForumLibertas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: