El analfabetismo religioso

El mejor antídoto al fanatismo, al sectarismo, al dogmatismo y a cualquier otro ‘ismo’ destructivo es la educación y el conocimiento del hecho religioso.

El debate sobre la enseñanza del hecho religioso en la escuela pública ha sido muy intenso en Francia. Deberíamos estar atentos a lo que sucede ahí, no para imitar, sino para tomar nota de lo bueno y de lo positivo que emana de este debate que resulta tan difícil, casi diría bochornoso, en nuestro país por múltiples razones.

El debate francés viene de lejos. Primero se recomendó tal enseñanza en el Informe Joutard (1989), después se recomendó de nuevo en el conocido Informe de Régis Debray, L’Enseignement du fair religieux dans l’école publique (2002) y, finalmente, fue previsto en la ley de orientación sobre el futuro de la escuela en 2005.

La llamada intelectualidad agnóstica y atea de la República Francesa considera, salvo algunos casos residuales, la enseñanza del hecho religioso en la escuela pública como una verdadera necesidad. 

En el país vecino se considera que entre las finalidades de la institución escolar está, además del aprendizaje de un cierto número de competencias y de saberes técnicos, directa o indirectamente útiles para la vida profesional, la de educar a los jóvenes en el arte de vivir en común en sociedad y de aprender el oficio de la ciudadanía que requiere, como dice Claude Dagens en L’Avenir de la laïcité en France, “une éducation civique, morale”, además de “la comprension raisonnable des réalités religieuses”, en una sociedad marcada por el pluralismo religioso y filosófico.

En el país vecino se considera que entre las finalidades de la institución escolar está, además del aprendizaje de un cierto número de competencias y de saberes técnicos, directa o indirectamente útiles para la vida profesional, la de educar a los jóvenes en el arte de vivir en común en sociedad y de aprender el oficio de la ciudadanía que requiere, como dice Claude Dagens en L’Avenir de la laïcité en France, “une éducation civique, morale”, además de “la comprension raisonnable des réalités religieuses”, en una sociedad marcada por el pluralismo religioso y filosófico.  
 

 

El debate ha sido especialmente vivo entre quiénes defendían una laicidad de incompetencia, en el sentido jurídico del término, que consideraban que en la escuela pública no se debe ni siquiera hablar de las religiones, y la postura de los que defendían una laicidad de inteligencia, que consideraban necesario ofrecer a los alumnos un cierto número de esquemas básicos sobre las grandes religiones de la historia de la humanidad, sobre su historia, las principales creencias, el significado de las fiestas y de los ritos religiosos. Esta última actitud que, a nuestro juicio, es la más sensata, parte de una argumentación cultural y cívica.

Se trata de ofrecer a los jóvenes un cierto número de claves de comprensión cultural, pero también de favorecer, a través del conocimiento objetivo, la escucha y el respeto mutuo que forman parte inherente del comportamiento cívico necesario en el marco de una sociedad multicultural como lo es la sociedad francesa.Se trata también de que aprendan a respetar las diferentes religiones y su historia que también es una historia de persecuciones antirreligiosas. De este modo, se puede evitar no sólo el analfabetismo religioso de las futuras generaciones, sino, tal y como se ha expresado en la tribuna de la Asamblea Nacional que “l’ignorance génère la méfiance qui peut elle-même provoquer l’hostilité et parfois la haine, laquelle précède la confrontation”. De este modo, se podrá luchar con profundidad contra la propensión de los integrismos y los fanatismos que se desarrollan sobre el caldo de cultivo de la ignorancia.

Más allá del laicismo radical que rehúsa toda dimensión religiosa de la enseñanza pública y de quiénes desean convertirla en un modo de adoctrinamiento dogmático, es fundamental hallar esa vía media que propone considerar el hecho religioso como parte integrante de una formación cultural y cívica y como clave de comprensión histórica y antropológica.El Cristianismo, el Islam y el Judaísmo son religiones que han configurado en profundidad y en duración la civilización europea, sin negar, de ningún modo, otras aperturas a otras tradiciones religiosas y filosóficas. Esta formación tiene que ser dada por universitarios titulados que puedan presentar correctamente “los orígenes, el corpus, las creencias fundamentales, la evolución de la doctrina” de las grandes religiones y su influjo en la formación de las culturas, el arte, la música y la literatura.

El mejor antídoto al fanatismo, al sectarismo, al dogmatismo y a cualquier ismo destructivo es la educación, la formación, la instrucción y el conocimiento del hecho religioso. El analfabetismo religioso de los jóvenes universitarios de nuestro país es un escándalo que clama al cielo.

FUENTE: Francesc Torralba Roselló en ForumLibertas.com.

4 comentarios

  1. Hace ya años, el Papa Juan Pablo II hacía una llamada a los cristianos a “dar un salto de calidad en el campo intelectual para proponer reflexiones vigorosas que presenten a las jóvenes generaciones la verdad sobre el hombre y sobre Dios.” La educación religiosa en la escuela es un derecho, y es una forma de apoyar a los padres que desean educar a sus hijos de acuerdo a unos valores para contrarrestar los contravalores que los jóvenes reciben constantemente a través de los medios y en su entorno.

  2. Estoy completamente de acuerdo. Un estudio del hecho religioso y un análisis racional de los contenidos en que creen las principales religiones, en especial el cristianismo, dotaría a nuestros universitarios de mayores argumentos a la hora de impedir que los grupos religiosos influyan en la legislación.

  3. Analfabetismo y religioso es una redundancia

  4. Lo siento, Mike. No te has enterado de nada. La próxima vez, estudia un poco más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: