Después de la victoria de Barack Obama

2fcbbbf52pEs una evidencia que estas elecciones en EEUU han tenido una repercusión mundial insólita. Baste decir que el mitin más grande que dio el electo presidente fue … en Berlín, 200.000 personas. 
Lo más curioso de todo esto es que muchos quieren trasladar el esquema político español a EEUU y ven a Obama como un hombre de izquierdas, que no lo es, y a McCain como un hombre de derechas, que sí lo es. Si los posicionamientos del nuevo presidente electo fueran aplicados a escala de la política española, Obama sería un hombre absolutamente situado en la derecha, y no sólo eso, sino que sería vituperado por reaccionario por la progresía. Para entendernos, lo que dijo la Reina Sofía que tanto chillido produjo refleja mucho más el pensamiento de Obama en los temas del matrimonio homosexual, aborto, eutanasia, que los de Zapatero, que está en sus antípodas. También por su condición de hombre religioso, reafirmada más allá de las necesidades electorales, a diferencia de lo que hizo su predecesor Kerry, que planteó una campaña en términos, en este aspecto, mucho más europeos.
 
En sentido contrario, este entusiasmo por Obama no ha meditado sobre las consecuencias reales que pueden tener sus políticas sobre el resto del mundo. Como mínimo hay tres cuestiones que tiene interés subrayar. La primera hace referencia a la inmigración. La política de Obama será mucho más restrictiva que la de Bush, tanto en la legalización de los inmigrantes que viven en EEUU, como en la polémica cuestión del muro de separación con México, que Obama siempre defendió en el Senado. 
 
Otras dos cuestiones poseen un interés práctico para Europa y para España. En el contexto de la crisis económica, Obama será proteccionista y esto dificultará las exportaciones a EEUU. Es posible que veamos medidas desincentivadoras de la exportación a aquel país y también de una devaluación del dólar frente al euro. En definitiva intentarán vendernos más y comprarnos menos. Esta es una diferencia con la tesis secular del Partido Republicano, mucho más librecambista.
 
La segunda gran cuestión es Afganistán. Irak para Europa, para España, ya no es ningún problema, en términos de compromiso concreto. Hace tiempo que abandonó a EEUU en esta luctuosa operación. Por consiguiente, lo único que le interesa a Europa es que el ritmo de repliegue de las tropas americanas no sea concebido por una visión a lo Zapatero, la de coge el dinero y corre, sino que deje al país bien estabilizado. Porque Irak al igual que Israel, en términos geoestratégicos, está lejos de EEUU y muy cerca de Europa. Pero donde las cosas van a cambiar substancialmente es en Afganistán. Esta ha sido la seña de identidad de Obama para demostrar que es un líder fuerte en política exterior. Tratará por todos los medios de reforzar el contingente militar en aquel país y llamará a los aliados a asumir compromisos concretos. Aplicará de entrada el multilateralismo pero bajo la premisa de que hay que ir a hacer más guerra. La respuesta de Europa y de España está por ver. Está tanto por ver que podría producirse la paradoja de una mayor discrepancia que la que ha existido con Bush en la segunda parte de su mandato. La razón radica en los planteamientos de los sindicatos americanos, debilitados, pero con peso en las filas demócratas. Ellos mantienen la tesis, junto con diversos economistas, de que la inmigración perjudica los salarios de los obreros americanos, y Obama ha asumido esta tesis. El Partido Republicano, en contrapartida, y Bush lo demostró aunque no lo consiguió, también McCain, son más abiertos, en parte seguramente por la razón opuesta a la de los sindicatos.

En España, el despliegue de algunos medios de comunicación ha sido extraordinario. No deja de ser una paradoja que en el momento que se repite como un mantra la decadencia de EEUU sus elecciones alcancen un cenit nunca visto. Lo fácil es aducir la globalización y seguramente es, en buena medida, exacto, pero absolutamente insuficiente como explicación. 

Debe haber otras razones, empezando por la influencia que posee la cultura y la economía de EEUU, que justifiquen tal expectación. También, todo hay que decirlo, el carácter de espectáculo de masas de esas elecciones las hacen atractivas para unos mas-media anhelantes de emociones fuertes que vender. El espectáculo es propio de la cultura americana, pero también tiene una causa más profunda. 

Las diferencias políticas objetivas entre uno y otro candidato no son muy grandes. Por eso en aquel país las características personales y su ensalzamiento cobran tanta relevancia, porque el debate de los grandes temas –reparen en el papel que ha tenido la guerra de Irak o de Afganistán en las dos controversias cara a cara- las diferencias son de segundo orden.

FUENTE: Forumlibertas.com

3 comentarios

  1. “Lo que dijo la Reina Sofía que tanto chillido produjo refleja mucho más el pensamiento de Obama en los temas del matrimonio homosexual, aborto, eutanasia…” Francamente, Obama es un declarado proabortista. Se ha dejado apoyar durante su campaña por las grandes plataformas abortistas. Esperemos que, en lo que se refiere al aborto, no cumpla con todo lo que prometió. Por lo demás, espero que el nuevo Presidente reciba todos los apoyos necesarios para llevar a cabo su política social a favor de los inmigrantes y de los más desfavorecidos.

  2. Me parece una visión mucho mas realista que otras que llevo escuchado u oido en la red estos dias respecto a Obama.

    Un cordial saludo

  3. Un saludo, Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: