España, un país que no se toma en serio la enseñanza

estudiante-levantar-mano_pr21378Si se observa el barómetro del CIS, que con regularidad publica aquello que preocupa a los españoles, constataremos fácilmente que la enseñanza no ocupa ningún lugar destacado.

Una reciente encuesta de El Periódico limitada a Cataluña lo confirma. Solo el 11% de los encuestados consideran que es uno de los problemas más importantes, y esto con la observación adicional de que es la cifra más alta del último año establecida por este otro barómetro privado. A pesar de ello, es público y notorio que España tiene una situación escolar y universitaria francamente mala

Con un 30% de fracaso escolar, con una ligera tendencia a subir, y con unas universidades que no consiguen despuntar en el contexto internacional, la situación es penosa. Tanto, que en el muy reciente informe de la OCDE sobre las medidas que debe adoptar España ante la crisis económica se señala, una vez más, la necesidad de reducir el fracaso escolar.

 
En el último ranking publicado sobre universidades que relaciona los 15 países más ricos de Europa junto con EEUU y Australia, España ocupa clamorosamente la última posición. Se trata de una clasificación elaborada por el Consejo de Lisboa. Los rankings sirven para lo que sirven, no dejan de ser simplificaciones pero hay que recordar que a pesar de que los baremos que utilizan son distintos, la convergencia de resultados con la lista anual que establece la Universidad de Shangai o el Times Higher Education Supplement, es perfecta.
 
Ahora, el Gobierno ha anunciado, con buen criterio,  una inversión de 121 millones de euros en el 2009 para combatir el fracaso escolar. Es un buen paso adelante, pero solo lo será si las medidas que se adoptan son reales; esto es, mejoran el rendimiento y la capacidad de los alumnos, porque el riesgo radica en que buena parte de ellas solo sirvan para maquillar estadísticamente los datos. 

Es el caso del reconocimiento de la experiencia laboral como mecanismo para acceder a la titulación en FP. Si esto se hace de una manera coherente es una buena medida, si se acaba convirtiendo en una expendeduría automática de títulos estaremos ante una malformación del sistema. Chávez en Andalucía ya pretende hacerlo al incentivar económicamente a los profesores cuyas clases obtengan mejores resultados. 

Este tipo de estímulos tiene efectos bien conocidos: bajar el listón de la exigencia, ser generosos en la calificación. En todos estos casos el remedio sería peor que la enfermedad, porque al menos ahora, a pesar de que ya hay una ocultación parcial del bajo rendimiento, sabemos por los datos que nuestra situación es mala. Si enmascaramos las estadísticas, la realidad será la misma pero la despreocupación política y social del tema ya será abrumadora.

 
Una de las medidas más interesantes que apuntan a la ministra Cabrera es el vincular mucho más a los padres a la enseñanza. Esta es una estrategia muy positiva. Desde la década de los ochenta se sabe que el factor determinante en el rendimiento escolar radica mucho más en los padres, concretamente en el llamado capital social localizado en la familia, que en la propia escuela. El fracaso escolar en España es en este sentido un fracaso de la capacidad educadora de un buen número de familias.
 
Las escuelas de padres si abarcan un número importante de personas pueden tener resultados. Pero, para que esto sea así, antes es necesario que los propios centros escolares y la administración educativa tengan claro que es lo que va a proporcionar y cuáles son los mecanismos por los que por vía paterna se mejora el rendimiento escolar. En definitiva, un buen conocimiento de las aplicaciones del capital social que redunda en un perfeccionamiento del capital humano.
FUENTE: ForumLibertas.com.

2 comentarios

  1. Hola a todos:
    Totalmente de acuerdo con lo que escribes Alex Farnese. En mi tutoria, di un papel para que los pares solicitasen una clave por la que acceder a los datos diarios de sus hijos, recogidos por una especie de pda y resulta que de 25, solo me lo cumplimentaron 4 y de un total de cerca 600 alumnos, no llega a 30 padres quienes lo dieron. En la escuela de padres que hay en el centro, mas de lo mismo. Vienen los que menos deberian venir porque no les hace falta.
    En el caso de la orden de incentivos, es un soborno en regla, dejando ademas a los centros con el “culo al aire”, ya que parece que si aprobamos mas alumnos ahora, es porque nos pagan. Lo peor de todo, es que al final todo el mundo se apunta al Plan de Calidad, estemos o no de acuerdo, porque te toca pringar, estes dentro o no del mismo.

    Un abrazo y gracias por la conversacion de esta tarde.

  2. Gracias a ti, Wallenstein.
    Otro abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: