Niñatos… y niñatos

Isla-CristinaMe pasan esta carta de Monseñor Agrelo, Arzobispo de Tánger (Marruecos), en relación con las recientes violaciones de dos niñas por parte de sendos grupos de menores. Describe la verdad de forma descarnada pero incontestable. Esa es la cruda realidad de esta sociedad hipócrita, torpe y ciega para reconocer el monstruo que está creando. Don Santiago Agrelo se lo cuenta mejor: 

Supongo que mucha gente se sentiría más a gusto si de los agresores de Baena y de Isla Cristina –trece violadores para dos niñas- se pudiese decir que son ‘rumanos’, ‘gitanos’, ‘negros’, ‘hijos de familias desestructuradas’, ‘jóvenes procedentes de ambientes marginales’, ‘drogadictos’, ‘sudakas’, ‘moros’ o ‘curas’. Dado que esos no estaban allí para cargar con el escarnio, había que señalar otra categoría de perfil despreciable, y nos pareció apropiada la de “niñatos”, neologismo que parece definir niños viciados, depravados, perdidos, practicantes precoces de “violencia de género”. Al llamarles «niñatos», hemos bosquejado la imagen de unos chicos que nada tienen que ver con nosotros, y que, siendo lo que son, no es tan inexplicable que hayan podido hacer lo que han hecho.

Inventamos palabras para ausentarnos de lo que no nos gusta y negar lo que nos supera, pero la realidad es que estamos hablando de adolescentes a quienes entre todos hicimos a nuestra imagen y semejanza. Huiremos, pero no dejaremos de ser el árbol en que han madurado esos frutos amargos. Por mucho que lo intentemos, no podemos olvidar que esos trece muchachos han aprendido de nosotros a jugar con el sexo, a despreciar la ternura, a ignorar la compasión, a vejar la dignidad del otro, a profanar sus lágrimas, a idolatrar el poder, a humillar a los indefensos. En la hora de las promesas engañosas, a todos prometimos libertad sin fronteras: “Deja de preocuparte. Disfruta de la vida”. Ahora, en la hora de la verdad, sólo les ofrecemos la cárcel.

Hay niñatos y niñatos. El del diccionario es un “ternero que se encuentra en el vientre de una vaca muerta”. Mucho me temo que para éste, nuestra sociedad reclamaría atención y cuidados más cuerdos de los que parece dispuesta a exigir para sus propios hijos.

+ Fr. Santiago Agrelo

Arzobispo de Tánger

 

Sacramentos laicos

3373042283_4cfc396114_mEl nuevo ídolo o más de lo mismo

Los enemigos de la religión han advertido que en el ser humano existe una vocación constitutiva hacia la trascendencia, han advertido que la fe forma parte indisoluble de la naturaleza humana y que, por lo tanto, cualquier intento de extirparla de la naturaleza humana es empresa inviable. De modo que han variado su modus operandi, confirmando aquel aserto de Belloc que nos advertía sobre las nuevas herejías, que no se dedican a negar tal o cual dogma, sino a falsificarlos todos. Ya no se trata de negar la religión, sino de crear sucedáneos que ocupen el sitio de la religión, adulterando sus dogmas y usurpando sus ritos. No es, desde luego, una estrategia nueva: idolatrías que se proponen o imponen como remedos de la religión las ha habido a porrillo, desde el Leviatán hobbesiano hasta aquel ridículo culto a Clotilde de Vaux que se inventó el pobrecito Comte. Por supuesto, el fin de todos estas idolatrías acaba siendo siempre es el mismo, pues allá donde se sustituye a Dios por un idolillo acaban creciéndole al idolillo cuernos y rabo; y como la querencia sobrenatural del ser humano es irrefrenable, allá donde lo divino es escamoteado acaba colándose de rondón y después paseándose como Pedro por su casa lo demoníaco. Así ha sido siempre y así seguirá siendo, hasta el Fin de los Tiempos.

        En esta fase de la Historia el idolillo con el que se pretende falsificar la religión es la Democracia, que ha dejado de ser una forma de gobierno (muy plausible, cuando no degenera en demagogia) para convertirse en una especie de Sustancia Inefable que los politiquillos y sus corifeos nombran con obstinación de maniáticos en sus discursos o pedriscos de consignas, venga o no venga a cuento. Ahora estamos en un momento en que la gente empieza a creer que sin Nuestra Señora la Democracia nada existiría, ni siquiera la vida sobre el planeta; y que si los hombres tenemos derecho a existir es porque Nuestra Señora la Democracia nos lo reconoce (aunque cada vez imponga condiciones más estrictas). En este sentido debe interpretarse esa ceremonia o aquelarre que organizaron en el Ayuntamiento de Madrid, a imitación de un bautizo, en el que se pretendió representar la “acogida a la ciudadanía” de un niño. Puesto que la inscripción en el Registro Civil identifica al recién nacido, le reconoce una filiación y le brinda una nacionalidad, ¿a qué se referían los oficiantes de la ceremonia o aquelarre cuando hablaban de “acogida a la ciudadanía”?

Eliminar lo trascendente

Se referían a una falsificación religiosa, oficiada ante el idolillo de la Democracia. La inscripción en un registro es un mero acto administrativo que no pretende falsificar un sacramento; pero la mera inscripción en un registro no colma los anhelos más profundos de los hombres, que son siempre de naturaleza religiosa (y no olvidemos que la fe religiosa tiene una vocación vertical, ascendente, pero también una vocación horizontal, comunitaria). Para colmar fraudulentamente esos anhelos no satisfechos, se inventan pacotillas seudorreligiosas de la más variada laya: empezaron rellenando la frialdad de las bodas civiles con lecturas grotescas de El Cantar de los cantares y homilías municipales y espesas que hubiesen ruborizado a fray Gerundio de Campazas, siguen con esta parodia de los bautizos laicos y terminarán instituyendo primeras comuniones laicas, confirmaciones laicas, hasta extremaunciones laicas donde los moribundos reciban, a modo de viático eutanásico, una sobredosis de morfina. La entronización de los sacramentos laicos planteará, sin embargo, pavorosos conflictos de competencias entre Estado, Autonomías y Ayuntamientos, que juntos forman la mal avenida Trinidad Democrática. En evitación de tales conflictos, debería constituirse con urgencia un Alto Comisionado de Sacramentos Laicos.

FUENTE: Juan Manuel de Prada en ABC.

Renovación de la consagración de España al Corazón de Jesús

El próximo 21 de junio, domingo, España va a renovar su consagración al Sagrado Corazón de Jesús, festividad que se celebra, este año, el viernes, 19. El acto tendrá lugar, con una celebración eucarística, en el Cerro de los Ángeles de Madrid; el mismo lugar en que, 90 años atrás, S. M. Alfonso XIII pronunciase la consagración de España en presencia de la jerarquía de la Iglesia.

Que el Corazón de Jesús reine en España y en nuestros corazones por siempre.  

Amad, buscador de Internet sobre contenido exclusivamente católico

logoUna iniciativa de la arquidiócesis de Madrid por encargo de la RIIAL.
La última reunión continental de la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL), celebrada la semana pasada en Bogotá, se ha convertido en el escenario para la presentación de Amad (http://amad.archimadrid.es), un buscador mundial católico de páginas web. Se trata de una iniciativa realizada por el arzobispado de Madrid, por encargo de la RIIAL, institución promovida por el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, junto con el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), dentro del proyecto global Recursos de Internet Católicos (RIC). “Este buscador es único en el mundo porque, a diferencia de todos los demás existentes, solo actúa sobre los contenidos relacionados con la Iglesia católica”, explica en un comunicado enviado a ZENIT don Juan Pedro Ortuño, delegado de Pastoral de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Madrid. “Las características principales consisten en la implementación rápida, la simplicidad en el diseño y la escalabilidad futura. Contará con un primer servidor operativo en España, pero en los próximos seis meses contará con otros servidores en los cinco continentes”, aclara el sacerdote. El motor se basa en los algoritmos de búsqueda, análisis indexación y clasificación ofrecidos por la empresa Auditmedia. Para comprender la utilidad del buscador, sus creadores invitan a introducir un término eclesial o teológico en un buscador convencional y en Amad. Si en Google, Yahoo, etc., se introduce la palabra “Virgen”, entre las primeras respuestas aparecerán todo tipo de fuentes sobre el término, así como realidades que llevan este nombre, por ejemplo, hoteles, hospitales o una canción. En Amad, todos los resultados son ofrecidos por páginas web de diferentes arquidiócesis del mundo.

FUENTE:  ZENIT.

El español, un sistema fiscal injusto

cd744f036_aEs un dato público y notorio: únicamente el 4% de los declarantes del IRPF reconocen que ingresan 60.000 o más euros al año. Sólo 700 mil españoles dicen ganar una cifra de este orden. Es algo insostenible porque es evidente que hay muchas más personas que se sitúan en este nivel de renta. Solamente el 0,03%, es decir, 4.500 españoles, reconoce ganar más de 600.000 euros al año. Es otra cifra todavía más ridícula. Sólo hace falta contabilizar los miembros de los consejos de administración de las empresas que cotizan en bolsa, más los que participan en grandes empresas familiares no cotizadas, como para constatarlo. Esto no funciona, como lo demuestra la siguiente gran paradoja: el esfuerzo fiscal de aquellos que sólo declaran rentas por el trabajo es de 19.777 euros, mientras que los empresarios y profesionales solamente representan 9.856 euros. Es decir, la mitad. Bajo este esquema ser odontólogo o pequeño empresario, o mediano, o grande, es ruinoso, porque quienes viven solo de su salario, naturalmente altos ejecutivos incluidos, les doblan. Algo parecido sucede con quienes tributan en régimen de transferencia fiscal o sociedades de intereses: únicamente declaran 10.404 euros de promedio. La evidencia es clara, el actual IRPF es sólo un impuesto sobre el trabajo. Solamente aquellos que están retratados por sus ingresos laborales tienen declaraciones realmente transparentes. Para el resto, un gran número de personas y una buena parte de ellas con ingresos muy considerables, el que declaren bien o mal depende de su voluntad. En realidad no estamos hablando de fraude fiscal, pensamos que en una gran proporción no hay tal, lo que sí se hace es utilizar los instrumentos legales que existen para poder articular un sistema que permita evadir parte de la presión tributaria. De hecho, estamos donde estábamos cuando en lugar de un Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas existía un Impuesto sobre los Rendimientos del Trabajo Personal. Naturalmente esto no se arregla a base de la sencilla expresión: “que paguen quienes más ingresan”, porque el problema es que no pagan porque el conjunto del sistema fiscal lo hace posible. La solución que proponen los sindicatos de incrementar una subida del IRPF para las rentas altas es en este sentido un tanto infantil. Porque esto en el actual marco legal, sin modificar nada más, lo único que conseguiría es desviar más dinero hacia los mecanismos que permiten la evasión legal. Lo que España necesita es una reforma fiscal a fondo que busque que realmente las personas coticen en función de su renta real, y no sólo aquellos que fácilmente pueden ser detectados por Hacienda porque lo que ganan está nítidamente expresado en su hoja de retribución. Esta reforma debería perseguir, por consiguiente, una mayor justicia social, es decir que se cumpliera lo que está establecido con carácter general, sin necesidad para ello de elevar más los tipos máximos, sino de conseguir que todos los que se encuentran en las rentas superiores tributen como tales. Se deberían perseguir más objetivos, claro está, como la transparencia, simplicidad y claridad, favorecer el ahorro, la inversión productiva a largo plazo, apoyar a las familias con hijos, y estimular especialmente la venida del tercero (que obvio es, pero hay que recordarlo, requiere que antes vengan dos más). Seguramente también sería el marco para modificar el IVA, para incrementarlo en un par de puntos (el nuestro es uno de los más bajos de Europa) y así poder reducir ese impuesto sobre el puesto de trabajo que es la cotización a la Seguridad Social, a fin de estimular nueva ocupación.

Fuente: ForumLibertas.com.

Homenaje a las madres

Emotivo mensaje que rinde un merecidísimo homenaje a tantas madres que llevan con gran entereza y ejemplaridad el duro trabajo en el hogar para sacar adelante una familia, y que no renuncian a trabajar fuera de casa con igual dignidad y entrega. Ese es el gran valor de las mujeres de hoy, que algunas de ellas -lastradas por un feminismo caduco y militante- les pretenden negar, creyendo que son más mujeres cuanto más se parezcan a los hombres. Absurdo discurso feminista del que nos está costando librarnos.

Bien por Coca-Cola: absolutamente genial.

Somos la Iglesia Católica. Bienvenidos a casa

Genial este vídeo norteamericano sobre lo que es, hoy en día, la Iglesia Católica. Sin complejos y con rotundidad, lejos del poscristianismo que atenaza y sojuzga a la vieja Europa. Al final, siempre terminamos copiando a los americanos. Espero que, por fin, llegue aquí de nuevo esta “moda” que nosotros les llevamos en un lejano 1492. God bless them.